UNESCO

Descubrir entre los acantilados protegidos por la UNESCO, la fórmula secreta de un vino blanco milenario; perderse por los entresijos de una catedral en restauración nacida en el románico; percibir la energía del impacto de un asteroide sobre una roca, producido hace 60 millones de años; dejarse llevar a un refugio de cristal 3 estrellas Michelin incrustado en la ladera de una montaña; sentir el alma de un templo del arte creado con placas de titanio; recorrer la ciudad más bonita del mundo y dirigir la mirada al mar desde las atalayas de los pueblos balleneros. Al anochecer, descansar en lugares donde se asiente la magia.