San Sebastián, mejor destino gastronómico del mundo

Justo un par de días antes de que la empresa inglesa Caterwings posicionara a San Sebastián (País Vasco) como el mejor destino gastronómico del mundo en un ranking de 100 ciudades, recibimos una petición para crear aquí un programa gastronómico a medida para un grupo de canadienses.

Lo primero que le sorprendió al agente que nos hizo la petición fue nuestra entrevista con ellos para profundizar sobre los gustos culinarios del grupo. San Sebastián es una ciudad que, pese a ser pequeña, ofrece posibilidades muy diferentes y de gran calidad para foodies:

  • Sociedades gastronómicas privadas -con cocinas profesionales- donde los locales acuden a conversar y disfrutar de platos tradicionales con sus amigos.
  • Asadores dirigidos desde hace más de cien años por las mismas familias donde ofrecen carne y pescado a la brasa.
  • Catering de alta cocina servidos en palacios junto al mar o en un oceanario -hermanado con el oceanográfico de Montecarlo- rodeado de tiburones y mantas raya.
  • Talleres para conocer mejor el corte y textura del jamón ibérico maridado con vino de jerez en la primera universidad gastronómica del mundo: Basque Culinary Center.
  • Restaurantes referentes de la nueva cocina vasca basados en la materia prima de la zona, con deliciosas verduras como el guisante lágrima, llamado caviar verde por su textura en boca.
  • Restaurantes con estrellas Michelin -16 estrellas en un radio de 25 km- con una visita al padrino de la gastronomía de vanguardia en España: Juan Mari Arzak (Restaurante Arzak) el primero y el que más tiempo lleva ocupando un lugar importante entre los mejores cocineros del mundo.

Además San Sebastián ofrece unos recorridos de pintxos inolvidables en diferentes barrios de la ciudad. Bares especializados en anchoa como el Txepetxa, en hongos como el Ganbara, otros más sofisticados como la Cuchara de San Telmo, A fuego Negro y Zeruko. Por supuesto siempre incluyendo maridajes a la altura de una localidad que ha crecido junto a Francia (a 20 km) y Rioja.

De esta forma podríamos seguir sin parar. Porque lo que realmente hace diferente a esta ciudad no es su bahía en forma de Concha, sus playas surferas, sus parques y edificios Belle Époque, sino las personas. Para nosotros, la gastronomía forma parte de nuestra cultura.