Rumbo hacia la inspiración

El Puerto Viejo de Getxo es un escenario muy auténtico. Uno de sus puntos estratégicos está situado en una pequeña plaza. Bajo la sombre de los arces, saboreando un vino de Rioja, se puede conversar con marinos de barba blanca, arrantzale*s que arreglan sus barcas y aldeanas que venden tomate en los pretiles de los muros de piedra que protegían el enclave medieval.

Después de probar una lubina a la brasa pescada esa misma mañana, nos acercamos al puerto deportivo. Allí nos esperaba una lancha muy especial. La mar de bien nos llevó ría arriba hacia Bilbao (País Vasco, España).

Nuestro colaborador, el guía Unai Manzanos, nos acompañó como anfitrión local. Él nos ayudó a descubrir Bilbao desde otra perspectiva, a entender el proceso de transformación del gran Bilbao. Su manera de contar las cosas y profundizar en las preguntas que le hacían los huéspedes hizo que termináramos la travesía con un abrazo en el muelle cercano al Guggenheim.