Lugares escondidos

En el País Vasco, en aguas del mar Cantábrico, se encuentra uno de los clubes de vela más antiguos de España. Para despedir el año organiza una regata cuya meta es un puente colgante patrimonio mundial UNESCO. Después, los regatistas de los más de 80 veleros que participan comen alubias, para entrar en calor, en las espléndidas instalaciones del club en el paseo marítimo.

Cuando los grupos son más pequeños, a nosotros nos gusta acogerlos en un lugar muy especial, escondido de las miradas de los paseantes y de acceso privado: el txoko flotante que simboliza los comienzos de esta institución.

Txoko significa rincón, en vasco. Un rincón acogedor donde disfrutar con los amigos. Un rincón que también es perfecto para reuniones estratégicas, después de una regata entre equipos, o para celebrar una comida con productos de la zona y volver al centro de Bilbao en lancha por la ría, descubriendo la evolución urbanística de esta Ciudad Creativa del diseño UNESCO.