Isozaki, atún y el retablo gótico

Gehry, Foster, Moneo, Isozaki, Siza, Calatrava…. fueron los que nos motivaron para hacer las maletas y viajar desde el otro lado del mundo hasta Bilbao, ciudad del diseño UNESCO. Deformación profesional.

El día que nos sacaron de la burbuja del urbanismo contemporáneo para visitar Lekeitio, nos pilló un poco descolocados. Una localidad de unos 7000 habitantes donde, nada más llegar, nos sentimos en casa.

El Club de Pesca de Atún abrió sus puertas sólo para nosotros. El sonido de olas rompiendo sobre la roca nos acompaño toda la comida. El pescado fresco con el toque de brasa que tomamos junto al mar, sabía a gloria.

Por eso entramos derechos a la basílica. Ya parecía un milagro que una construcción tan imponente y de semejante tamaño se construyera en un pueblo pequeño. Dentro oscuridad, silencio de respeto y olor a salitre mezclado con cera.
Nos sentamos a media nave. Yo miraba la estructura de las bóvedas y no me percaté de que Stéphanie (+) se dirigía hacia un interruptor que iluminaba el retablo con una moneda. Cuando bajé la mirada me emocioné: la imaginería de los paneles policromados bañados en oro, las imágenes, la filigrana de los baldaquinos y, con presencia absoluta, una Andra Mari*.

Encontrarse con uno de los retablos góticos más importantes de España** en un lugar escondido entre los acantilados vascos, ha sido una sorpresa que go Basquing supo mantener en secreto hasta ver nuestra cara. Gracias por el regalo.

H.K.
go Basquing&friends

* Andra Mari: Virgen María en euskera (lengua vasca)
**El retablo de la Basílica de la Asunción de Santa María es el tercero más grande de España, detrás de la Catedral de Sevilla y Toledo.