Espíritu aventurero

En 1522, cuando Ignacio de Loyola comenzó su peregrinación desde su pueblo natal, Azpeitia (País Vasco – España), ni se le pasaría por la cabeza que, unos siglos después, fuera nombrado santo y que un papa rompedor como Francisco I perteneciera a la orden religiosa que él fundó, la Compañía de Jesús.

Actualmente, su casa y alrededores acogen un complejo religioso donde destaca la basílica barroca del siglo XVII y un hospedaje para peregrinos. Un enclave entre montañas, junto al río Urola. Adentrarte en el camino recorrido por Ignacio de Loyola llena el espíritu. Por eso Chris Lowney, experto en liderazgo empresarial, quiso compartirlo con el resto de la humanidad: “si<a href=”http://www.caminoignaciano.org” target=”_blank” rel=”noopener noreferrer”> el camino de Ignacio</a> cambió su vida y el mundo, esto puede ocurrir también hoy con los hombres y mujeres del siglo XXI”.

Sabemos de lo que habla. Conocemos los secretos del recorrido, dónde escuchar los pájaros al amanecer, dónde desayunar con mermelada casera y pan recién hecho, dónde celebrar una reunión estratégica… y por supuesto, cómo organizar hasta el ultimo detalle para que nuestros huéspedes solo tengan que respirar hondo y prepararse para vivir algo nuevo ¿Te apuntas?

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial