Esos lugares sagrados

Cuenta la leyenda que en el Parque Natural de Urkiola, entre valles profundos y desfiladeros, se esconde la Diosa Mari.

Al recorrer sus enclaves sagrados, santuarios, ermitas y grutas sientes por qué nacieron en este entorno las grandes figuras de la mitología vasca. De orografía sorprendente, esta reserva vizcaína (incluye, en el sur, el valle alavés de Aramaio), alberga aldeas con caseríos centenarios, huertas cuidadas con cariño, hayedos y robledales que trepan por la montaña…, así como una amplia red de itinerarios para caminar y picos para escalar.

Posterior a una buena caminata, supone un auténtico placer llegar al Gran Hotel Durango, al pie del Parque, para disfrutar de un baño en la piscina cubierta. Y por la noche, con el resto del grupo, conversar en una cena inolvidable en sus jardines.

Amanece en este divino lugar. Al finalizar el desayuno empiezan las reuniones estratégicas en la sala audiovisual. Mi cabeza sigue entre las nubes que coronan el pico Amboto*. Pronto vendrá la diosa Mari para inspirarme.

go Basquing moments

*Pico de 1.331 m en el Parque Natural Urkiola. Según la mitología vasca, lugar donde reside la Diosa Mari.