Alma local

Al llegar a La Encartada, esta fábrica centenaria de telas de punto de lana, se para el tiempo. Convertida en museo y rodeada de la capilla y las casas vacías de los antiguos trabajadores,, todavía mantiene su alma local.

Un lugar ,en plena naturaleza, que ofrece espacios diáfanos que permiten flexibilidad para organizar un evento, rodeados del espíritu de las antiguas máquinas y telares de una industria que marcó nuestro futuro.

 

 

 

Equipo go Basquing